El párrafo

El párrafo es una unidad de discurso en texto escrito que expresa una idea o un argumento o reproduce las palabras de un hablante. Está integrada por un conjunto de oraciones que tienen cierta unidad temática o que, sin tenerla, se enuncian juntas.

Estructura lingüística que expresa el desarrollo de una idea central. Está formado por una o varias oraciones.

Es un conjunto de enunciados organizados coherentemente. También se le llama periodo.

El párrafo debe tener una idea central que organice otras ideas que lo complementan; la información se encuentra jerarquizada. La estructura de un párrafo esta formada por dos clases de enunciados: los principales y los secundarios. A la idea nuclear (llamadas básicas o principales) se ubican dentro del párrafo es variable; al principio, en medio o al final. Las ideas secundarias o complementarias, reafirma o amplia la idea principal.

El principio de un párrafo se indica con el comienzo de una nueva línea, tras un punto y aparte. Tras este punto, la nueva línea puede comenzar tras una sangría (o sangrado) o puede señalarse la separación con respecto al párrafo anterior mediante un mayor interlineado.

Estructura:


Los párrafos se estructuran de forma diferenciada de acuerdo a los diferentes tipos de escritura.

En los textos no-ficticios los párrafos generalmente abarcan de cinco a ocho oraciones. En este tipo de escritos la estructura del párrafo soporta la argumentación. Cada párrafo comienza con lo más general y termina con lo más específico para hacer ver, de esa forma, un argumento o ejemplificar un punto de vista. A su vez, cada párrafo se fundamentará en el anterior.

En la literatura de ficción, el párrafo es algo más abstracto y depende su configuración de la técnica del escritor y de las características de la acción en la narración. La ordenación de las diferentes frases dentro del párrafo es más libre y lo más relevante, la frase con mayor peso narrativo, puede aparecer al comienzo, en el medio o al final.

Un párrafo puede ser tan corto como una palabra o abarcar varias páginas.

Separación de los párrafos

La práctica general para separar los párrafos en buena parte del mundo es introducir una sangría al comienzo de la primera línea, ocupando ésta de tres a cinco espacios. Esta técnica es complementaria con otra: introducir una línea en blanco o una mayor separación respecto a la siguiente línea al finalizar un párrafo.

Muchos libros emplean no una, sino varias líneas en blanco para separar los párrafos cuando se produce un cambio de escenario o tiempo. Ese espacio extra, especialmente cuando coincide con el final de una página, puede incluir uno o varios asteriscos u otros símbolos.

También se puede prescindir de la sangría y emplear solamente un espacio en blanco mayor entre los párrafos, lo cual es lo habitual en el hipertexto de Internet

También puede conocerse por ser la unidad más común y habitual. Consiste en un número variable de oraciones que dentro de un texto, mantiene una lógica y lingüística relacionada entre sí.

La idea central

Responde a las preguntas:

  •  ¿De qué trata el párrafo?
  • ¿Cuál es el sentido general del texto? 
  • ¿Qué quiere comunicar el autor?

La idea central sintetiza la intención del autor, por tanto, responde a los conceptos generales del texto. Una idea central ha de enunciarse siempre en forma de oración.

También responde a la pregunta: ¿De qué trata el pasaje? En lecturas de varios párrafos la idea central sigue siendo el aspecto general del pasaje, es decir, el tema dominante. La idea central debe ser expuesta en forma sintética y concreta

Ideas secundarias.
  • Son oraciones modificadoras de la idea central.
  • Ilustran con un ejemplo o explicación esa idea.
  • Amplia la comunicación.
  • Compara con otras ideas etc.
Si se suprimen no cambiará el contenido de la idea principal del párrafo o de la composición como un todo.
Pero si eliminamos la idea central, las secundarias se nos presentarían sin sentido.

Cualidades del Párrafo

Redactar es escribir claro, integro, breve y original. Por ello, al redactar un párrafo se debe de tomar en cuenta ciertas cualidades que ayudaran a la presentación clara y precisa del mensaje. Tenemos la unidad de sentido y la coherencia.

Unidad: La unidad determina el criterio de redacción de un párrafo. Todas las oraciones de un párrafo deben de estar relacionadas con la oración principal para que pueda decirse que hay unidad. Es decir que, todas las ideas que lo integran deben tratar sobre un mismo tema o asunto.

La coherencia: La coherencia consiste en seguir el orden lógico de las ideas que conforman el párrafo. Es decir, todas las oraciones se suceden en un orden lógico y natural; ayudando a mantener a través de todo el párrafo, la idea principal.

Elementos de Enlace: En la redacción de párrafos, la coherencia se pone de relieve utilizando elementos de enlace y de transición. Estos elementos agilizan y facilitan la expresión de las ideas.

En la redacción de un párrafo se usan diferentes clases de nexos que ayudaran a presentar un mensaje claro y coherente. Estos son: proposiciones, conjunciones, pronombres relativos y adverbios.

También es imprescindible que un párrafo tenga claridad, sencillez, autonomía y exactitud.

Clasificación del párrafo

Por tema

• Párrafo de tesis: El escritor diserta sobre algo que él mismo propone dar a conocer.

• Párrafo descriptivo: En ellos se dan los rasgos o pormenores de una persona, animal, objeto o cosa.

• Párrafo ejemplificativo: Aporta los ejemplos o muestras del hecho que se menciona (detalladamente).

• Párrafo analítico: En este tipo de párrafos el autor examina y observa cada una de las partes de un todo.


Por su función
• Introductorio: Se le conoce también como entrada. Se refiere por primera vez al tema y da a conocer aspectos que involucren al lector sobre el asunto a tratar. Incluye el marco teórico que ayuda al lector a ubicar el contenido en tiempo y espacio.

• Transitivo: Contiene las ideas expuestas con anterioridad y nos sirve de enlace entre la introducción y el cuerpo del texto.

• Conceptual: Se caracteriza por contener definiciones de palabras o tecnicismos indispensables para comprender el tema tratado. En este párrafo se localizan las definiciones de algunos términos manejados en el escrito. Puntualiza y diferencia las características de los conceptos.

• Explicativo: Se explican o aclaran fenómenos, circunstancias, características, procesos, etc. El autor da a conocer las razones de su trabajo, clasifica y defiende sus argumentos.

• Conclusivo: Su fin es ultimar lo argumentado en el texto; contiene los resultados o la deducción de lo expuesto en lo contenido.

El conjunto de párrafos que desarrolla un mismo tema y tienen relación entre sí, recibe el nombre de texto. El que te podrás leer a continuación es un buen ejemplo de ello.



El Mito

La palabra mito, en su raíz, significa fábula alegórica, especialmente en materia religiosa.

Todo mito, fantástico en su forma, trata de ser una explicación de los hechos no presenciados por el hombre (creaciones, orígenes de algo), y que va a condicionar el rito, los hechos morales, la organización social y la actividad práctica de las sociedades primitivas.

El mito también puede hundir sus raíces en hechos históricos verdaderos, ya lejanos, embellecidos por la fantasía, con lo que queda colocado en el campo de la imaginativa.

Es importante conocer la Mitología por dos razones: 1ª porque ella nos lleva al conocimiento de la cultura de un pueblo, embellecida por la fantasía; y 2ª en cuanto que nos da a conocer al hombre, sus preocupaciones, su posición en el mundo y la explicación que él mismo da a ese universo que le rodea.

El hombre es un ser eminentemente religioso e inquisitivo. Siempre se muestra interesado en lo que lo rodea. Existe en él un anhelo de conocimiento, y los mitos satisfacen un tanto ese deseo de saber, y al mismo tiempo descubren las ideas religiosas de un pueblo.

El mito nace de la interpretación de un hecho o un objeto. El sacerdote, el hechicero, el adivino, lo da a conocer al pueblo; éste lo recoge, lo examina y lo agranda en muchos casos, rodeándolo con una atmósfera de irrealidad y fantasía. Así la Mitología se enriquece con el ropaje de la poesía.


Párrafo 1: Inicial, de introducción, conceptual
Párrafo 2: Conceptual
Párrafo 3: Conceptual
Párrafo 4: Desarrollo
Párrafo 5: Conceptual
Párrafo 6: Conceptual, final, de conclusión




CAPÍTULO 3: EL PÁRRAFO

El párrafo. Su estructura. Idea central u oración temática. Posición de la idea central. Vías diferentes para el desarrollo de la idea central.

3.1 El párrafo. Su estructura. Idea central u oración temática.
En el primer capítulo hablamos de la comunicación oral y de la comunicación escrita; de las características fundamentales de una y otra, aunque ambas forman  parte de un  mismo sistema: la lengua.

La expresión oral es la forma primaria de comunicación de la especie humana, que se proyecta de manera directa, apoyada en una serie de recursos extralingüísticos, los que le permiten una mayor riqueza expresiva.
Milenios después de que el hombre alcanzara la facultad del lenguaje, la necesidad social indujo al surgimiento de la escritura, forma comunicativa indirecta, pero que permitió y permite perpetuar la historia de la humanidad, sus aciertos y sus desaciertos. 

En este capítulo nos ocuparemos de la comunicación escrita.

La Comunicación Escrita
Tanto en la comunicación oral como en la escrita, las palabras - unidades del lenguaje aislables, portadoras de significado y de función gramatical - no aparecen solas sino que se agrupan formando unidades mayores: las oraciones.

El párrafo está constituido, generalmente, por un grupo de oraciones que se suceden, relacionadas entre sí por la coordinación, la yuxtaposición, la subordinación o por oraciones independientes, aunque ciertamente también este puede estar integrado por una sola oración. Esta es la estructura externa del párrafo, la forma,
el cómo se expresan las ideas.

Pero el párrafo posee una estructura interna que no es más que lo que se dice, es decir, la idea fundamental que se desea exponer. Esta idea, más conocida como
idea central u oración temática, se desarrolla a través de otras que la argumentan, explican, enriquecen, y por qué no, también la adornan. En todo párrafo debemos encontrar, expuesta o inferida, una idea portadora de un tema.

Lee el siguiente párrafo:
La literatura, el arte de la palabra, se distingue de las otras artes por el medio de expresión que emplea. La pintura utiliza los colores; la danza, el movimiento corporal armónico, la música, la combinación de sonidos rítmicos, la escultura el relieve de los cuerpos y objetos; la arquitectura, las líneas y volúmenes pero la palabra en la literatura - sonido y significado - instrumento poderoso con que el escritor crea la belleza - es el más universal medio de expresión del género humano.
Gayol Fernández. Teoría Literaria.
Observa: 

El párrafo está integrado por dos oraciones psicológicas, y nueve gramaticales, relacionadas por yuxtaposición, coordinación y subordinación; es la forma adoptada por el autor para expresar su asunto.

Observa ahora, qué dice, de qué tema o asunto nos habla: La literatura, el arte de la palabra, se distingue de las otras artes por el medio de expresión que emplea. Esta es la idea central u oración temática, es el asunto del párrafo.


3.2 Clasificación de la idea central. Posición que puede ocupar.

La denominada idea central, esencia de lo que se quiere expresar, puede presentarse a través de una oración formulada explícitamente, de ahí su nombre de idea central explícita  u oración temática y puede ocupar diferentes posiciones dentro del párrafo:

- Puede presentarse al inicio del párrafo, forma preferida por algunos escritores, quizás porque facilita al lector conocer de inmediato sobre qué asunto leerá, pero en ocasiones, el autor la coloca en medio del párrafo o también al final del mismo.

-Lee los ejemplos que siguen:

I.- La cultura superior antigua - según Graebner - es el producto de una serie sucesiva de transculturaciones. Los pueblos agricultores, de régimen matriarcal, sufrieron, a lo largo de los siglos, sucesivas invasiones de pueblos cazadores y pastores, sometidos al patriarcado. Como resultado de estas invasiones, de estas transculturaciones, surgió un tipo nuevo de cultura patriarcal fundada económicamente en la esclavitud y organizada en estados, poseedora de una concepción cósmica del mundo, y donde fue imponiéndose cada vez más poderoso, apoyado en el creciente racionalismo, el concepto del individuo, por encima del férreo colectivismo primitivo. 


Habrás comprobado que la oración temática, aparece al principio del párrafo y que todas las oraciones que le suceden ofrecen los argumentos de esa aseveración.

II.- Será literato únicamente el que sea capaz de realizar y realice, la belleza en la obra literaria, con facultades especiales que definen su personalidad, comunicando a su labor creadora acento propio, inconfundible, sello original, visión peculiar del mundo y de la vida: estilo, en una palabra. El literato, el artista literario es un creador de belleza por medio del lenguaje. No basta que escriba correctamente, ni basta que quien hable o escriba sienta y goce la belleza del idioma como instrumento artístico.
Teoría Literaria.

- Notarás que en este ejemplo, la idea central está precedida de oraciones que ofrecen ciertas características que argumentan lo esencial, luego, las finales, refuerzan el término creador de la idea central, a través de negaciones. La oración temática aparece en medio del párrafo.

III.- Las hordas eran grupos de hasta treinta o cuarenta seres humanos, unidos por consanguinidad, que vivían separadas y sin tener que ver las unas con las otras. No existía en ellas organización ninguna, no se conocía la idea de familia ni la autoridad. Se ignoraba la función de la paternidad y los hijos nacían de las madres como engendrados por mágicos poderes. La forma más primitiva de la convivencia humana - en que la vida casi no es aún humana - fue lo que un poco desacertadamente se ha llamado la horda. 
La caza solitaria.
 
- El tema de este párrafo está expuesto al final del mismo; las oraciones que le anteceden ofrecen las características que argumentan, explican, lo que se define en la oración final. Es como una conclusión de todo lo anterior.

- Pero sobre todo, cuando la idea temática se esboza a través de una negación, el tema como tal, se manifiesta en la oración afirmativa que le sigue.

Observa:

El matrimonio no es un derecho de cada hombre sobre cada mujer, sino la unión voluntaria de dos seres de diverso sexo. Para los fines de la vida (que van) más allá, quién es el atrevido que se arroga el derecho de declarar inseparables a dos seres, cuando los separa ante nuestros ojos la muerte.
 
- La oración temática la constituye la oración afirmativa, cuyo sujeto y forma verbal aparecen en la oración negativa con que comienza el párrafo.

- Hasta ahora hemos hablado de párrafos en que está explícita la Idea Central, pero ocurre que no siempre el escritor la presenta en forma de oración, sino que es necesario elaborarla, porque aparece diluida a lo largo de cada una de las oraciones que lo integran. En estos casos lo esencial está en el conjunto de las oraciones: la
idea central está implícita.

Observa:

Por primera vez en todo su horror se ensanchó ante mí la selva inhumana. Árboles deformes sufren del cautiverio de las enredaderas advenedizas, que a grandes trechos los ayuntan con las palmeras y se descuelgan en curva elástica, semejantes a redes mal extendidas, que a fuerza de almacenar en años enteros hojarascas, chamizas, frutas, se desfondan como un saco de podredumbre, vaciando en la hierba reptiles ciegos, salamandras mañosas, arañas peludas.
 
La Vorágine.

- ¿Puedes identificar en este párrafo la idea central? Por supuesto que no, pues la intención del autor es describir cómo las enredaderas deforman los árboles con sus ramas, uniéndolas con las palmeras como si fueran redes. No hay una oración que contenga ese asunto, sino que entre todas las que conforman el párrafo se infiere el tema.

La idea central está implícita. Podrá expresarse entonces a través de un sustantivo abstracto: descripción de un paisaje selvático.
 
3.3 Errores que atentan contra la unidad.

Ahora bien, es necesario tener en cuenta que nadie puede escribir pensando en reglas o normativas, las ideas deben escribirse tal y como van aflorando a la mente, pues esto literalmente, es escribir; luego, sobre lo que está escrito se podrá comprobar si el texto reúne las cualidades que debe poseer para que sea comprensible, y artístico. 

Este planteamiento no contradice de ninguna manera la necesidad del aprendizaje o conocimiento de técnicas del oficio de escribir. Se sabe que el talento, el poder de creación artística, no es sustituible por técnica alguna. Sin embargo, la lectura de buenos y reconocidos escritores puede ayudar, y de hecho ayuda, a quien se inicie en la faena de escribir, a expresarse, con corrección y elegancia. Por supuesto, a más habilidades en el arte de escribir, menos errores habrá que corregir.

El texto deberá presentar tres cualidades que le son imprescindibles: unidad, coherencia y énfasis.

Unidad 

Dice Ricardo Repilado que un texto tendrá unidad cuando todos los elementos que lo integran guarden entre sí una relación lógica y estén redactados de manera que dicha relación pueda ser claramente percibida por el lector. De lo expuesto se desprende que la unidad de un párrafo consiste en lograr que todas las oraciones que lo forman se ajusten al tema. Si ello no se logra podrá incurrirse en los siguientes errores:

Pérdida de la idea central: Cuando dentro del párrafo aparecen una o más ideas ajenas a la idea central.

Ejemplo:

Como resultado del aporte hispánico a la cultura latinoamericana durante el proceso histórico de conquista y colonización de las tierras del Nuevo Mundo, la guitarra obtuvo en América Latina la categoría de instrumento continental. Al paso del tiempo, por su aclimatación y arraigo tan profundo en la mayoría de estos países, se convirtió, además, en el instrumento nacional. Hay quienes afirman que antes de la invasión árabe a España ya existía en Europa la guitarra latina. La introducción de la guitarra hispana en Cuba, pues, no constituye una excepción dentro de la historia musical del continente.

Seguramente habrás reconocido que en el texto anterior hay una idea ajena al tema que se viene tratando. ¿Puedes precisarla? Exactamente, la oración que hace referencia a la existencia en Europa de la guitarra latina antes de la invasión árabe, que nada tiene que ver con el tema del párrafo que es: "La guitarra adquirió en Latinoamérica categoría de instrumento continental como resultado del aporte hispano a la cultura de estos pueblos".

Idea central inconclusa: A veces la idea central no se precisa, de subordinada en subordinada no termina lo esencial. Observa:

Los hombres que se esfuerzan, los hombres que luchan por mejorar la vida propia y la de sus semejantes, los que muestran una disposición natural para el sacrificio, los que sienten en su carne la humillación ajena, los que en aras de esos sentimientos dan hasta la vida.

Te habrás dado cuenta que falta lo esencial: ¿qué sucede con esos hombres que se esfuerzan, que luchan, que muestran, que sienten, que dan?  Pues para completarla, entre otras cosas pudieras decir, por ejemplo, "son el prototipo de los héroes," o "viven eternamente en la memoria de sus pueblos", etc.

Idea central repetida: Se repite con otras palabras para alargar el párrafo, por desconocimiento del tema o por pobreza de vocabulario. Ejemplo:

El hombre es el único ser, según reza un refrán, que comete el mismo error dos veces, no se sabe si por falta de  madurez, por indolencia o por desconocimiento de lo que debe hacer. Esos errores que vuelve a cometer siempre dicen que es muy descuidado. A la mayoría de las personas no les gusta los hombres que cometen errores continuamente.

Idea central fragmentada: Este error se basa en la misma causa que el anterior. Solo que en lugar de repetirla dentro del párrafo se repite en el párrafo que le sigue.
 
3.4 Coherencia.

La coherencia no es más que la debida concatenación de una oración con la anterior para contribuir al desarrollo del tema, así como el empleo adecuado o preciso de las palabras.
Se atenta contra la coherencia cuando se usan indebidamente pronombres, preposiciones o conjunciones que se emplean para relacionar las palabras entre sí, y cuando empleamos una palabra por otra que tiene un significado diferente.

Ejemplo:

La selva virgen nos esperaba. El intrincado boscaje se nos presentaba aterrador. Su espesura, que no podía pasar desapercibida ante nuestros ojos, nos paralizó. A mis compañeros de infortunio le parecía que nunca se podría atravesar por aquella maraña de gigantescos árboles que no nos dejaban otear el cielo. Todos decían de que esa región estaba embrujada.


Habrás podido comprobar que el texto presenta:


a) Error en el uso de una palabra por otra: desapercibida por inadvertida.
b) Uso incorrecto de formas pronominales: A mis compañeros de infortunio le por les.
c) Uso incorrecto de preposiciones: La preposición  de se ha empleado de forma incorrecta. El  verbo decir  significa decir "algo", o decir "de algo". Por tanto debía haberse expresado así : Todos decían de esa región que estaba embrujada "o" Todos decían que esa región estaba embrujada. La expresión de que, en este caso, es incorrecta.

3.5 Énfasis.

Según algunos profesores, esta cualidad es la más difícil de conseguir. El énfasis, reclama vigor, fuerza expresiva o de entonación. Las palabras y oraciones que integren el párrafo deben presentar el pensamiento de modo que atraiga la atención del lector. El énfasis también se logra además cuando se da a entender lo que se dice o se hace comprender lo que se dice:

He aquí algunas sugerencias para lograrlo:
 
- Ordenamiento ascendente o descendente de palabras y oraciones según sea la intención que anime al escritor.
- Utilización moderada de la inversión del orden lineal, en función de destacar lo que más interesa a quien escribe.
- Evitar uso excesivo:
  • de frases explicativas o intercaladas.
  • de complementos preposicionales encabezados por la preposición de.
  • de palabras imprecisas como algo y cosa.
  • de expresiones de relación: ya que, puesto que, pues, debido a, o sea.
Ve ahora unos ejemplos en los cuales se ha logrado el énfasis:
 
1)     ...Con la fe de las almas austeras,
hoy sostengo con honda energía,
que no deben flotar dos banderas
donde basta con una:¡la mía!

2)     ...¡Oh, no! En calma no se puede hablar de aquel que no vivió jamás en ella, ¡de Bolívar se puede hablar con una montaña por tribuna, o entre relámpagos y rayos, o con un manojo de pueblos libres en el puño y la tiranía descabezada a  los pies!
 

Nota la fuerza expresiva, la energía que se desprenden de estos pensamientos. En la estrofa de Byrne se da a entender lo que se dice: que no deben flotar dos banderas /donde basta con una: "¡la mía!" y en las palabras de Martí sobre Bolívar se desprende el énfasis con que el autor habla del prócer venezolano.

 3.6 Métodos de desarrollo de párrafos.

Para llegar al buen párrafo, al párrafo correctamente escrito, hay variados caminos. El profesor Ricardo Repilado denomina Métodos de desarrollo de la idea central a operaciones básicas del pensamiento de las que de manera natural han surgido algunos procedimientos para desarrollar párrafos.

Para lograr su propósito, que es interesar al lector en la veracidad del tema que trata, el escritor podrá partir de la definición conceptual, pero sucede que no siempre resulta fácil la comprensión del significado expuesto y entonces tendrá que transitar por otros caminos que resulten más asequibles al lector: a través del ejemplo que ilustre, del argumento que convenza, de la pormenorización que detalle, de la reiteración que enfatice, o de la comparación que facilite la comprensión de aquello que se quiere comunicar.



3.6.1 Definición.

No es más que la enunciación de las características esenciales de un objeto, fenómeno o proceso que lo hace único y diferente de otros.

La definición puede expresar: 
- qué es (será la definición más acabada).
- qué hace (nocional o conceptual).
- qué cualidades tiene (En relación con la descripción).
- qué características diferenciales (comparación).

Lee el siguiente ejemplo:

Aculturación: Recepción y asimilación de elementos culturales de un grupo humano por parte de otro.

Es evidente que estamos frente a la definición de un término que hace referencia a un proceso, pero no estamos en presencia de un párrafo. La definición tal y como aparece en el ejemplo precedente, solo se inscribe en los diccionarios. En un párrafo la definición generalmente se acompaña de explicaciones, ejemplificaciones, argumentos o comparaciones.

Analiza el párrafo que sigue:
Un relato es una concentración dramática de la vida. El escritor omite los detalles de meses y años en los cuales nada importante pasa y recrea lo extraordinario más que lo ordinario. Ve lo extraordinario en lo común, lo general en lo particular, y todo buen relato tiene algo de cuento maravilloso.

En este párrafo la definición que aparece en la primera oración se amplía con explicaciones que completan o amplían la oración temática.

 3.6.2 Ejemplificación.

El periodismo es una actividad relativamente reciente. Sus primeras manifestaciones datan del siglo diecisiete y desde entonces ha venido desarrollando sus propios géneros. El artículo y el reportaje son sus más frecuentes manifestaciones, pero es difícil encontrar actualmente un periódico o revista que no incluya entre sus páginas, junto a estos dos géneros principales, espacios destinados a las crónicas y a las reseñas como elementos ya casi indispensables.

A partir de las dos primeras oraciones en las cuales el autor nos expresa que el periodismo es quehacer literario relativamente nuevo, las oraciones que le siguen ejemplifican los géneros que esta actividad ha venido desarrollando: el artículo y el reportaje, así como las crónicas y la reseña.

Ejemplificar quiere decir, ofrecer datos, validar con pruebas lo que se afirma. Este es uno de los métodos de mayor empleo entre los escritores.


3.6.3 Argumentación.

La más importante condición del pensamiento literario es la novedad. Pensamiento nuevo, en rigor, es el expresado por primera vez. Pero esa novedad absoluta - o invención - resulta sobremanera difícil e insólita en nuestros días. Considerando las dificultades ostensibles de una rigurosa novedad de temas, ya postulaban los antiguos que "nada hay nuevo bajo el sol: Nihil novum sub sole". Además, la novedad absoluta de fondo, la verdad nueva, es más propiamente objeto de la ciencia que del arte... Evidentemente resulta asimismo que la realización de lo nuevo, por sí sola, no implica valor estético.

La primera oración del párrafo resulta argumentada, aclarada, con ideas tales como "la novedad resulta difícil en nuestros días"; "la realización de lo nuevo no pertenece al arte sino a la ciencia", etc.


3.6.4 Pormenorización.

Pormenorizar es uno de los métodos de desarrollo de párrafos que es menos utilizado por los escritores. Si no se domina bien el arte de pormenorizar puede resultar aburrido el exceso de detalles. Es enumerar prolijamente el objeto que se describe, o la escena o los detalles del vestir del personaje, etc.

Lee:

A caballo por el camino, con el maizal a un lado y las cañas a otro, apeándose en un recodo para componer con sus manos la cerca, entrándose por un casucho a dar de su pobreza a un infeliz, montando de un salto y arrancando veloz, como quien lleva clavado al alma un par de espuelas, como quien no ve en el mundo vacío más que el combate y la redención, como quien no le conoce a la vida pasajera gusto mayor que el de echar los hombres del envilecimiento a la dignidad, va por la tierra de Santo Domingo, del lado de Montecristi, un jinete pensativo, caído en su bruto como en su silla natural, obediente los músculos bajo la ropa holgada,  el pañuelo al cuello, de corbata campesina, y de sombra de rostro trigueño el fieltro veterano... ESE ES MÁXIMO GÓMEZ.


Martí nos ofrece una descripción detallada, pormenorizada de algunos aspectos de la personalidad y actitudes de Máximo Gómez.
 
3.6.5 Reiteración.

Reiterar es repetir una misma idea, enfatizar en ella con el objetivo didáctico de fijarla, pero si se usa innecesariamente, pierde su efecto.

Lee el ejemplo siguiente:


Las tradiciones y leyendas son peculiares manifestaciones de la sensibilidad y la fantasía popular, que tienen su máximo desarrollo en el infantilismo de los pueblos antiguos y en los orígenes de su historia y civilización. Por eso son ellas - tradiciones y leyendas - las primeras fuentes históricas en todos los pueblos. De la inmensa fuente de lo popular brotan tradiciones y leyendas. Posteriormente son recogidas por los escritores cultos, que las revisten de formas artísticas, adquiriendo así tradiciones y leyendas verdadero rango literario.

Seguramente notaste que después de la definición de los términos, tradiciones y leyendas se reitera, con la frase: "De la inmensa fuente de lo popular brotan tradiciones y leyendas". El autor insiste en recalcar la idea con fines didácticos.

3.6.6 Comparación.

La comparación es el método de desarrollo mediante el cual tratamos de explicar un concepto o una cualidad comparándolo con otro ya conocido para establecer sus semejanzas o sus diferencias, o ambas a la vez.

Analiza el ejemplo que sigue:


La evolución biológica y la evolución social forman parte de un mismo proceso, la evolución humana. Un ejemplo de adaptación biológica y otro de adaptación cultural en el hombre actual, ayudarán a comprender mejor esta dualidad hereditaria de la especie humana. Entre los indios de los Andes que viven a unos 4800 metros de altitud se dan una serie de peculiaridades morfofisiológicas, que ilustran muy bien las adaptaciones biológicas que han tenido que sufrir, para adecuarse a un ambiente pobre en oxígeno. Lo que más se destaca en estos indios es el tremendo tamaño de su tórax, que se corresponde con unos grandes pulmones. En contraste con las adaptaciones biológicas de los indios andinos, están las adaptaciones culturales de los esquimales a un ambiente de baja temperatura. Si bien este pueblo presenta algunas adaptaciones fisiológicas a las bajas temperaturas reinantes en su ambiente natural, sus adaptaciones fundamentales son culturales, producto de su trabajo, gracias al cual confecciona ropas y habitaciones adecuadas, que mantienen su cuerpo y su entorno cálido a pesar de la extrema frialdad reinante.

El autor quiere ejemplificar los dos tipos de evolución que forman parte de la evolución humana, la biológica y la social y para ello se ha apoyado en dos ejemplos que lo ilustran. No obstante, acude a la comparación para demostrarnos que tanto entre los indios de los Andes, como entre los esquimales se producen adaptaciones fisiológicas, aunque las variaciones o adaptaciones de los esquimales son fundamentalmente culturales.

3.6.7 Método mixto.

Pero el escritor, rara vez redacta su párrafo por un solo método, pues relacionar dos o más métodos pueden dar por resultado una mayor armonía y variedad al escrito. Claro está, esto no quiere decir que se mezclen en un mismo párrafo varias ideas carentes de relación temática.

Observa el ejemplo que se ofrece a continuación:

Inventar no es sacar algo de la nada: (invenire, en latín) es encontrar, hallar. Y solo se encuentra lo que se busca. Los hallazgos fortuitos son muy raros en literatura. La invención, supone un esfuerzo para encontrar un tema y todos los detalles con él relacionados. Es una búsqueda de las ideas necesarias para producir una impresión determinada, es la elección entre el cúmulo de impresiones primeras, de aquellos conceptos y hechos, base de nuestros pensamientos en un momento determinado.

Ya conoces que en los casos en que se inicia el párrafo con una oración negativa la idea central se proyecta a través de la oración afirmativa que le sigue: inventar es encontrar, hallar. He aquí la definición del término, pero el autor, aun conociendo que este no resulta de difícil comprensión, desarrolla esa oración temática con argumentos y reitera la definición con nuevas palabras. Ha desarrollado el tema por definición y argumentación.


http://rua.ua.es/dspace/bitstream/10045/6118/1/ELUA_18_05.pdf



Seguidores